Sexting y Sextorción



El Sexting se define como el envío de imágenes o vídeos de carácter íntimo (desnudos o semidesnudos en poses provocativas), los cuales son tomados generalmente con el celular de una persona; dichas fotos o videos pueden ir acompañados por comentarios de carácter erótico.

En algunas ocasiones, el sexting responde a apuestas o bromas entre amistades; sin embargo, la motivación fundamental es la sexual, motivo por el que esta práctica es cada vez más frecuente entre las parejas pues supone una forma nueva de explorar la sexualidad, así que lejos de discutirla en términos morales, intentaré explicarte lo que implica desde el punto de vista del cuidado de la seguridad y la privacidad.

En algunos blogs podemos encontrar consejos sobre un Sexting seguro, el cual debe ser una práctica libremente asumida, tanto por quien lo envía como por quien lo recibe sin que se realice bajo presiones o coacciones. No obstante, y a pesar de lo que podemos leer en esas publicaciones, tenemos que decir tajantemente que no existe el Sexting seguro en estos momentos, pues una vez que enviamos una imagen perdemos el control sobre ella.

Puede que la persona con la que practiquemos Sexting tenga, en esos momentos, toda nuestra confianza, pero ¿quién nos garantiza que eso vaya a ser así siempre? Nada puede impedir que esas imágenes o vídeos sean difundidos en el futuro, pues aunque el receptor no lo haga por su propia voluntad, ningún servicio de almacenamiento en la red es seguro y todos esos sistemas están expuestos a fallos de seguridad.

Tal vez, en lugar de enviar material, prefieras realizar una emisión en directo a través del móvil o la webcam y pienses que es una práctica más segura, sobre todo si la realizas con personas desconocidas, pero ¿sabías que esas emisiones se pueden grabar aún sin tu consentimiento?

Decíamos antes que practicar Sexting debe ser una decisión libre: si tu pareja te presiona, no te apetece o no te sientes cómodx, entonces no lo hagas. Recuerda que también tienes derecho a omitir la presión social que impone modelos sobre lo que es sexy y lo que no. El Sexting tampoco debe ser un tributo que pagues para gustar a alguien, sino algo placentero para ti.

Si decides realizar esta práctica, te daré algunos consejos para que puedas proteger tu intimidad de la mejor manera posible:

  • No muestres tu rostro ni partes fácilmente reconocibles de tu cuerpo a través de elementos como cicatrices, lunares, tatuajes, etc

  • Cuida el espacio en el que tomas las imágenes para que no aparezcan elementos reconocibles como el mobiliario de tu casa o tu ropa

  • Revisa bien las imágenes antes de enviarlas

  • Envía las fotos encriptadas para dificultar el acceso de terceras personas

  • Borra las fotos de tu celular una vez enviadas y pídele a quien las reciba que haga lo mismo

¿Y si algo sale mal? ¿Qué sucede si alguien difunde las imágenes sin tu permiso? El hecho de enviar tu material voluntariamente o posar para otra persona, no le da derecho a difundir esa información, tal y como lo contempla la legislación vigente, por lo que si dejas a tu pareja y esta publica tus imágenes, estamos hablando de porno vengativo o revenge porn.

Otra de las consecuencias no deseadas del Sexting es que alguien se haga con tu contenido sexual (bien porque se lo hayas enviado o porque hayan llegado de otro modo a sus manos) y te chantajee para obtener dinero u otras imágenes más explícitas: A esa práctica se le denomina Sextorsión y está penada por la ley, pues, al igual que la revenge porn, se trata de violencia sexual.

Si te ocurre algo así pide ayuda y denuncialo. No te avergüences, pues no has hecho nada malo. Nunca olvides que la culpa es del agresor. Si necesitas ayuda, puedes contactarme por Whatsapp al 2226634888.


4 vistas0 comentarios

2226634888

©2018 by ADRIANA GONZÁLEZ PIÑA. | Aviso de privacidad