Lactancia y sexualidad



El importante aumento de estrógenos y progesterona que se produce durante el embarazo hace que las zonas erógenas, como los genitales externos y los pechos, estén mucho más irrigadas e inervadas y que su tamaño aumente, lo cual conduce a un incremento importante de la sensibilidad, mismo que produce un aumento en el deseo sexual y una mayor facilidad para alcanzar el orgasmo. Esta situación, sin embargo, cambia en el posparto ya que el deseo sexual baja hasta cuotas insospechadas en algunas mujeres.

Por lo tanto, no debería sorprendernos que la experiencia del nacimiento provoque una gran pérdida de sueño y genere una estructura familiar radicalmente nueva, la cual puede propiciar distanciamiento en la relación de pareja además de cambios repentinos en los sentimientos y el deseo por el contacto sexual.

En ocasiones la pareja suele tener puntos de vista distintos en diferentes situaciones y esa situación complica las cosas en el ámbito sexual; mientras las madres suelen mantener un constante contacto físico con sus bebés, sus parejas desean más cercanía. La mujer puede estar muy ocupada y el sexo es la última cosa en sus pensamientos, no así para aquel que no está amamantando, quien puede sentir una necesidad especial de alguna señal física.

Sin embargo, si tú o tu pareja consideran que la intimidad del período de lactancia mejora su vida sexual, o si se sienten liberados por los beneficios del control natural de la natalidad exclusivo de la lactancia durante los primeros seis meses, entonces aprovéchenlo al máximo.

Por otro lado, si tienen conflicto con sus deseos, sean conscientes de que esta etapa pasará y enfóquense en mantener las líneas de comunicación abiertas. Recuerden que la intimidad no se compara con tener relaciones sexuales, así que es importante que sientan cercanía y unión entre sí: Los besos, una caricia ocasional o una palmadita en la espalda pueden comunicar esos sentimientos de mejor manera que un contacto físico más intenso.

Asimismo, los cumplidos sinceros significan mucho para una nueva madre, quien puede sentir menos entereza de la que está acostumbrada y un poco de vergüenza por su figura después del parto.

Sus sentimientos acerca de la lactancia

Es importante que la mujer comparta sus sentimientos sobre la lactancia y la nueva maternidad con la pareja siempre que sea posible, ya que dichas conversaciones no solo ayudan a preservar la intimidad de la relación durante el desafío físico de los primeros meses, sino que también apoyan a la pareja en sus esfuerzos.

Si tu pareja es quien está amamantando y amas verla o te resulta atractivo, dile cómo te hace sentir y comparte con ella el orgullo que sientes por su compromiso con la lactancia. Dichas palabras de apoyo y fortalecimiento pueden actuar como un afrodisíaco altamente efectivo para muchas mamás, lo cual puede mejorar su relación de pareja, aún cuando su prioridad sea proveer una buena salud para el bebé.

Nadie tiene el derecho de obligarte o hacerte sentir mal por cosas que no puedes controlar. Si necesitas ayuda para afrontar esto, puedes contactarme al 2226634888.


2 vistas

2226634888

37 Ote. 26-3
Puebla, 72534
México

©2018 by ADRIANA GONZÁLEZ PIÑA. | Aviso de privacidad