Eliminación de la violencia contra la mujer.



A pesar que desde hace muchos años se tiene conocimiento de la violencia contra la mujer, jamás se le había dado tanta difusión a este tema como hasta ahora. La Organización de las Naciones Unidas define a la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia de género que resulte o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.

Existen dos tipos de violencia hacia la mujer que son los más frecuentes, de los cuales te hablaré un poco más a continuación:

  • La violencia de pareja: hace referencia al comportamiento de la pareja o ex pareja que causa daño físico, sexual o psicológico, incluidas la agresión física, la coacción sexual, el maltrato psicológico y las conductas de control.

  • La violencia sexual: esta hace referencia a cualquier acto sexual o la tentativa de consumar un acto sexual u otro acto dirigido contra la sexualidad de una persona mediante coacción por un tercero, independientemente de su relación con la víctima en cualquier ámbito. Este tipo de violencia abarca a la violación, misma que se define como la penetración, mediante coerción física o de otra índole, de la vagina o el ano con el pene, otra parte del cuerpo o un objeto.

Magnitud del problema

En un análisis llevado a cabo en 2013 por la Organización Mundial de la Salud ,en colaboración con la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, en el que se utilizaron los datos de más de 80 países, se observó que una de cada tres mujeres (o lo que equivale al 35% del total) había sido objeto de violencia física o sexual, ya sea dentro o fuera de su vida en pareja.

Casi un tercio de todas las mujeres que han tenido una relación han sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja. Las estimaciones de prevalencia de la violencia de pareja oscilan entre el 23,2% en los países de ingresos altos, el 24,6% en la región del Pacífico Occidental, 37% en la región del Mediterráneo Oriental y el 37,7% en la región de Asia Sudoriental.

El 38% de los feminicidios que se cometen en el mundo son perpetrados por la pareja. Además de la violencia de pareja, el 7% de las mujeres refieren haber sufrido agresiones sexuales por personas distintas a su pareja, aun cuando los datos respecto a eso son más escasos. Los actos de violencia de pareja y violencia sexual son cometidos en su mayoría por hombres contra mujeres.

Factores de riesgo

Existen otros factores de riesgo de violencia de pareja y violencia sexual que son de carácter individual, familiar, comunitario y social: algunos se asocian a la comisión de actos de violencia, otros a su padecimiento, y otros a ambos. Entre los factores de riesgo tanto de violencia de pareja como violencia sexual, se encuentran los siguientes:

  • Un bajo nivel de instrucción (autores de violencia sexual y víctimas de violencia sexual)

  • Un historial de exposición al maltrato infantil (autores y víctimas)

  • La experiencia de violencia familiar (autores y víctimas)

  • El trastorno de personalidad antisocial (autores)

  • El uso nocivo del alcohol (autores y víctimas)

  • El hecho de tener muchas parejas o de inspirar sospechas de infidelidad en la pareja (autores)

  • Las actitudes que toleran la violencia (autores)

  • La existencia de normas sociales que privilegian a los hombres o les atribuyen un estatus superior y otorgan un estatus inferior a las mujeres

  • Un acceso reducido de la mujer al empleo remunerado

Entre los factores asociados específicamente a la violencia de pareja encontramos:

  • Los antecedentes de violencia

  • La discordia e insatisfacción marital

  • Las dificultades de comunicación entre los miembros de la pareja

  • La conducta dominadora masculina hacia su pareja

Entre los factores asociados específicamente a la violencia sexual destacan:

  • La creencia en el honor de la familia y la pureza sexual

  • Las ideologías que consagran los privilegios sexuales del hombre

  • La levedad de las sanciones legales contra los actos de violencia sexual

  • Las desigualdades entre hombres y mujeres y la aceptación de la violencia contra la mujer son la causa principal de la violencia ejercida contra estas

Consecuencias para la salud

Tanto la violencia de pareja como la violencia sexual ocasionan graves problemas a la salud física, mental, sexual y reproductiva de las mujeres a corto y largo plazo. Aunado a ello, afectan a sus hijos y tienen un elevado costo social y económico para ellas, su familia y la sociedad, pues este tipo de violencia puede tener consecuencias mortales, como el homicidio o el suicidio, y producir estragos físicos, ya que el 42% de las mujeres víctimas de violencia de pareja refieren alguna lesión a consecuencia de dicha violencia.

Prevención

Si bien prevenir la violencia contra la mujer requiere un enfoque multisectorial, podemos hacer hincapié en este problema y hablar con diferentes personas sobre este tema de muchas maneras, como pueden ser las siguientes:

  • Concienciar el hecho de que la violencia contra la mujer es inaceptable y que ese tipo de violencia debe considerarse un problema de salud pública

  • Prestar servicios integrales, sensibilizar y capacitar a los proveedores de servicios de salud para que respondan a las necesidades de las víctimas de manera integral y empática

  • Prevenir que se repitan los actos de violencia mediante la detección inmediata de las mujeres y los niños que sean víctimas de esta, derivando a los servicios pertinentes y prestándoles el apoyo necesario

  • Promover normas de género que establezcan la igualdad entre hombres y mujeres como parte de las competencias psicosociales y los programas de educación sexual integral que se imparten entre los jóvenes

  • Generar datos científicos que permitan determinar las estrategias más eficaces y la magnitud del problema mediante la realización de encuestas poblacionales, o incluyendo la violencia contra la mujer en las encuestas demográficas y de salud de ámbito poblacional, así como en los sistemas de vigilancia e información sanitaria

  • Colaborar con organismos y organizaciones internacionales para reducir y eliminar la violencia en todo el mundo mediante iniciativas como la Alianza para la Prevención de la Violencia Sexual, Together for Girls, el Grupo de Trabajo sobre Violencia contra la Mujer de la Federación Internacional de Obstetricia y Ginecología y el programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el “Paquete de servicios esenciales para mujeres y niñas que sufren violencia”.


Si necesitas ayuda sobre este tema, puedes contactarme por Whatsapp al 2226634888.


5 vistas0 comentarios

2226634888

©2018 by ADRIANA GONZÁLEZ PIÑA. | Aviso de privacidad