Educación sexual integral



La Educación Sexual Integral puede ser definida como un conjunto de actividades que tendrían que realizar en las escuelas ,de acuerdo con la edad de las personas, que tienen como finalidad el conocer su propio cuerpo, asumir valores y actitudes responsables relacionadas con la sexualidad, conocer y respetar el derecho a la identidad, la no discriminación y el buen trato.

El acceso a información para el cuidado de la Salud Sexual y Reproductiva es importante, pues es un Derecho Humano. La educación sexual desde una temprana edad puede contribuir a que niños y niñas se desarrollen de forma más equilibrada y sean capaces de comprender los cambios que experimentan en su propio cuerpo, sus estados de ánimo y en la manera de relacionarse con los demás; Asimismo, gracias a esta educación, dispondrán de mejores habilidades y destrezas para tomar decisiones autónomas adecuadas que les ayuden a vivir su sexualidad de modo saludable y evitar situaciones de riesgo para su salud física o mental y para la de los demás.

Una educación sexual integral permite, entre otras cosas, lo siguiente:

Expresar emociones y sentimientos

Decidir con libertad y responsabilidad cuándo iniciar las relaciones sexuales y con quién

Evitar embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual

Conocer el derecho de las adolescentes embarazadas a seguir estudiando

Respetar la diversidad sexual y rechazar toda forma de discriminación

Construir un análisis crítico sobre los mensajes cotidianos sobre la sexualidad (televisión, internet, chistes)

Saber a quién acudir en caso de violencia sexual

El enfoque de la Educación Integral en Sexualidad (EIS) está basado en un marco de derechos que busca proveer a las personas del conocimiento, aptitudes, actitudes y valores que necesitan para determinar y gozar de su sexualidad física y emocionalmente, a nivel individual y en sus relaciones. La EIS ve a la sexualidad de manera holística y como parte del desarrollo emocional y social de las personas, pero reconoce que la información por sí misma no es suficiente pues se necesita tener la oportunidad de adquirir las aptitudes esenciales para la vida, así como desarrollar actitudes y valores positivos.

La EIS cubre una amplia gama de temas relacionados con los aspectos físicos y biológicos de la sexualidad, así como con los aspectos emocionales y sociales: Este enfoque reconoce y acepta a todas las personas como seres sexuales y se ocupa de herramientas que van más allá de la prevención de enfermedades o del embarazo, motivo por el que sus programas deben adaptarse a la edad y etapa de desarrollo del grupo en cuestión.

La promoción de la educación sexual integral, mediante la promoción de la equidad de género, la reducción de la mortalidad materna y el combate al VIH/SIDA o diferentes enfermedades de transmisión sexual, es fundamental para asegurar el cumplimiento de los objetivos de desarrollo. Sin embargo, la mayoría de las personas del mundo reciben poca educación sexual que contenga información de calidad sin que les aporte habilidades para ejercer una sexualidad sana ni les ayude a vivir vidas plenas con equidad, empoderamiento y libres de discriminación.

Las consecuencias de esta deficiencia son claras, pues el no recibir una educación sexual integral ni servicios de salud sexual y reproductiva adecuados, los y las adolescentes (especialmente ellas) son más vulnerables a problemas de salud sexual y reproductiva, por lo que es fundamental que la educación sexual de las y los adolescentes sea amplia y suficiente, permitiéndoles la expresión libre e integral de su sexualidad.

La educación sexual sirve para obtener información, herramientas y motivación para tomar decisiones saludables sobre el sexo y la sexualidad; si necesitas ayuda, puedes contactarme por Messenger o Whatsapp al 2226634888.


6 vistas0 comentarios

2226634888

©2018 by ADRIANA GONZÁLEZ PIÑA. | Aviso de privacidad